¿En Qué Se Diferencia La Enfermedad De Alzheimer De Otros Tipos De Demencia Y Por Qué Se Malinterpreta?

Esta historia es parte de El misterio del cerebro, la inmersión profunda de CNET en la infinita complejidad del cerebro humano.

Perder a un ser querido es una de las experiencias más dolorosas de la vida, y la angustia y el estrés emocional a menudo surgen cuando la pérdida de memoria entra en la ecuación. Según el diagnóstico, la demencia puede cambiar la vida familiar de muchas maneras.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia. Según el Informe de hechos y cifras de 2022 de la Asociación de Alzheimer, 6,5 millones de estadounidenses de 65 años o más vivirán con la enfermedad de Alzheimer para 2022.

Haga clic para leer más de la serie Brain Secrets de CNET.

La demencia y la enfermedad de Alzheimer a menudo se usan indistintamente, pero no son lo mismo. Conocer las diferencias entre ellos, así como otras formas de demencia y problemas de salud relacionados, puede ayudarlo a identificar señales de advertencia tempranas y comenzar a buscar atención y tratamiento.

Aquí encontrará todo lo que necesita saber sobre los diferentes tipos de demencia, sus etapas, síntomas, tratamiento y más.

¿Qué es la demencia?

Según la Asociación de Alzheimer, la demencia es un término general para la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo que es tan grave que interfiere con la vida diaria. La demencia incluye una serie de condiciones médicas específicas asociadas con cambios anormales en el cerebro, como la enfermedad de Alzheimer, la demencia con cuerpos de Lewy, la demencia vascular y la demencia mixta, así como trastornos persistentes como la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Parkinson. Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y lesión cerebral traumática.

A veces, la demencia se puede confundir con aspectos normales del envejecimiento, como el aumento de los olvidos y la distracción, pero el deterioro mental que se observa en las personas con demencia va más allá de los síntomas leves.

Los familiares pueden mostrar signos de demencia, pero un médico debe hacer el diagnóstico correcto.

Los síntomas varían porque la demencia cubre una amplia gama de enfermedades. La demencia generalmente se asocia con pérdida de memoria, pérdida de artículos personales, dificultad para planificar, confusión, falta de conciencia espacial y pérdida de lugares familiares.

Muchos síntomas de demencia ocurren en más de una condición, pero la edad, los genes, el estilo de vida y otros factores de salud personal pueden afectar cómo y cuándo ocurren los síntomas, así como también su gravedad.

Hay una diferencia importante entre la demencia y el envejecimiento normal. Por ejemplo, a medida que una persona envejece, puede olvidar nombres, tener problemas para encontrar las palabras correctas, pronunciar mal las cosas o no tener idea de por qué entró en la habitación. Según la organización benéfica Alzheimer’s Dementia UK, las personas mayores tarde o temprano podrán recordar su nombre o por qué entraron en la habitación, o podrán volver sobre sus pasos para encontrar un elemento perdido. La recuperación definitiva de la memoria no ocurrirá en personas con demencia y, a menudo, experimentarán una disminución constante de la pérdida de memoria normal.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa del cerebro que es la forma más común de demencia. Según la Asociación de Alzheimer, la enfermedad representa del 60 al 80 por ciento de los casos de demencia en todo el mundo.

Los cambios fisiológicos en el cerebro del paciente son un signo importante de la enfermedad de Alzheimer. placas amiloides (o “) a veces comienzan a desarrollarse en el cerebro durante más de diez años antes de que aparezcan los síntomas, estos bultos y ovillos son causados ​​por una acumulación anormal de proteínas.

Esta acumulación hace que las neuronas previamente sanas dejen de funcionar, se separen de otras neuronas y mueran, según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. El daño aparece primero en el hipocampo y la corteza espinal interna, dos partes del cerebro que son parte integral de la formación de la memoria. La enfermedad se propaga a la corteza cerebral, la parte del cerebro que controla el lenguaje, el pensamiento y el comportamiento social. Cuantas más neuronas se pierden, más partes del cerebro se ven afectadas y comienzan a encogerse.

Los escáneres cerebrales son una de las mejores formas de detectar la enfermedad de Alzheimer u otros problemas cerebrales.

La neuroimagen puede ayudar a detectar la enfermedad de Alzheimer de forma temprana. Las imágenes estructurales, como una resonancia magnética o una resonancia magnética, así como una tomografía computarizada o una tomografía computarizada, pueden proporcionar información sobre el tamaño, la posición y la cantidad de tejido cerebral. Las imágenes funcionales incluyen imágenes de resonancia magnética funcional o imágenes de resonancia magnética funcional, así como tomografía por emisión de positrones o tomografía por emisión de positrones. Este tipo de exploración muestra la eficacia con la que las células cerebrales en ciertas áreas utilizan azúcar u oxígeno. Las imágenes moleculares incluyen tomografía por emisión de positrones, fMRI, SPECT o SPECT. Este método de imagen utiliza radiofármacos altamente específicos para detectar cambios celulares o químicos asociados con enfermedades específicas.

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden incluir pérdida progresiva de la memoria, agitación, confusión e incapacidad para reconocer a amigos y familiares.

Los signos y síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden variar de persona a persona. Cuando pensamos en la enfermedad de Alzheimer, lo primero que nos viene a la mente es la pérdida de memoria, pero a medida que la enfermedad avanza, sus síntomas pueden afectar todos los aspectos de la vida de una persona.

En las primeras etapas, las personas con enfermedad de Alzheimer pueden experimentar pérdida de memoria y otras dificultades cognitivas. Pueden mostrar muchos de los síntomas asociados con otras formas de demencia, como sentirse perdidos, repetir preguntas y tardar más en completar las tareas normales. A medida que la enfermedad alcanza su etapa intermedia, el deterioro de la memoria empeora. Es posible que la persona no pueda reconocer constantemente a amigos y familiares, que se confunda o se irrite fácilmente, que actúe de manera impulsiva y que tenga problemas para pensar y pensar conscientemente. Cuando la enfermedad está en su forma más grave, el tejido cerebral de una persona se reduce significativamente y se vuelve completamente dependiente de quienes los cuidan.

No existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas y retrasar su progresión.

Aduhelm, también conocido como aducanumab, es el primer fármaco aprobado por la FDA para intentar tratar las causas biológicas conocidas de la enfermedad de Alzheimer. Aduhelm actúa eliminando el beta-amiloide, o su acumulación en el cerebro, y reduciendo el deterioro cognitivo y funcional en personas en las primeras etapas de la enfermedad. Según Harvard Health Publishing, EduHelm está diseñado para unirse a las partículas amiloides que forman la placa. Una vez que esto suceda, su sistema inmunológico verá la placa como un gas extraño y la eliminará.

Adugelm también se puede prescribir para el deterioro cognitivo leve y la demencia leve.

Los inhibidores de la colinesterasa como Aricept, Exelon y Razadine se recetan para tratar los síntomas relacionados con la memoria y otros procesos cognitivos. Este medicamento inhibe o ralentiza la enzima colinesterasa, que descompone la acetilcolina, un neurotransmisor importante para la memoria, según Dementia Australia. Los pacientes con enfermedad de Alzheimer tienen niveles bajos del neurotransmisor. Los inhibidores de la colinesterasa aumentan la probabilidad de que la acetilcolina se transmita a la siguiente neurona sin destruirla, manteniendo así la comunicación entre las neuronas.

Ver también: El entrenamiento de realidad virtual ofrece esperanza para retrasar la demencia

No existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, pero algunos medicamentos pueden ayudar a retrasar la enfermedad.

Los reguladores de glutamato como Namenda están aprobados para tratar la enfermedad de Alzheimer de moderada a grave. Está diseñado para regular los químicos en el cerebro que procesan la información. Además, Namzeric, una combinación de Namenda y Aricept, está aprobada para pacientes con enfermedad de Alzheimer de moderada a grave.

Belsomra, un antagonista del receptor de orexina, se usa para tratar el insomnio y para regular el ciclo de sueño y vigilia. Los antidepresivos tricíclicos como la nortriptilina, las benzodiazepinas, los hipnóticos como el zolpidem, los antipsicóticos atípicos y los antipsicóticos clásicos también se han utilizado para tratar los trastornos del sueño y del comportamiento de la enfermedad de Alzheimer, aunque deben usarse con extrema precaución.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina, existen tratamientos no farmacológicos para la enfermedad de Alzheimer que van desde el entrenamiento de la memoria y la estimulación mental y social hasta los programas de actividad física. Esta estrategia puede ayudar a mejorar la función cognitiva y aumentar la independencia del paciente. El uso y la eficacia de la terapia sin medicamentos depende de varios factores, como los síntomas de la persona, el estadio de la enfermedad y las condiciones de vida.

Otros tipos de demencia

La demencia con cuerpos de Lewy es una enfermedad progresiva caracterizada por depósitos anormales en el cerebro de una proteína llamada alfa-sinucleína. Los depósitos, o cuerpos de Lewy, afectan las habilidades mentales y motoras de una persona, así como su comportamiento y estado de ánimo.

Las alucinaciones visuales son un signo temprano de la enfermedad de cuerpos de Lewy y los problemas de memoria aparecen más tarde. Las personas con la enfermedad de Lewy también tienen deterioro cognitivo, rigidez muscular, dificultad para moverse, trastornos del sueño y cambios en el comportamiento y el estado de ánimo.

No hay cura para LBD, pero al igual que otros tipos de demencia, un plan de tratamiento y medicamentos pueden ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y controlar los síntomas. Los inhibidores de la colinesterasa pueden ayudar con la cognición, la carbidopa-levodopa puede ayudar con las dificultades de movimiento y el clonazepam puede ayudar con los trastornos del sueño y la ansiedad.

Las personas con demencia vascular pueden tener problemas de razonamiento, planificación, juicio, memoria y otros procesos de pensamiento. Según la Clínica Mayo, estos síntomas son causados ​​por un suministro deficiente de sangre u oxígeno al cerebro, a menudo debido a un derrame cerebral que bloquea una arteria en el cerebro.

Estos síntomas de demencia vascular pueden aparecer rápidamente después de un accidente cerebrovascular o desarrollarse lentamente. La diabetes, la presión arterial alta, el colesterol alto y el tabaquismo, factores que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, también aumentan el riesgo de demencia vascular.

Según la Asociación de Alzheimer, la demencia vascular es el tipo más común de demencia mixta. Esto significa que a menudo ocurre simultáneamente con otros tipos de demencia, como la enfermedad de Alzheimer o la demencia con cuerpos de Lewy.

Se ha demostrado que varios medicamentos utilizados para prevenir la enfermedad de Alzheimer y los accidentes cerebrovasculares son beneficiosos para las personas con demencia vascular. Como precaución, también es importante eliminar los factores de riesgo como la presión arterial alta, la diabetes, el colesterol alto y las arritmias cardíacas.

La demencia frontotemporal incluye un grupo de enfermedades causadas por la pérdida progresiva de los nervios en los lóbulos frontales o temporales del cerebro. Los tres tipos principales de demencia frontotemporal incluyen BVFTD, o la variante conductual de la demencia frontotemporal, y PPA, ya sea la afasia primaria progresiva no verbal/verbal o la variante semántica de la afasia primaria progresiva. BvFTD se manifiesta en forma de cambios personales y de comportamiento, mientras que PPA afecta las habilidades de lenguaje, habla, escritura y comprensión.

Los trastornos asociados con FTD incluyen enfermedad de la neurona motora, síndrome cortical cortical y demencia frontotemporal con parálisis supranuclear progresiva. Este trastorno se caracteriza por síntomas como debilidad y rigidez muscular, dificultad para caminar y problemas de coordinación.

Manejar aspectos de su salud, como la presión arterial alta y los niveles de colesterol, puede ayudar a prevenir la demencia vascular.

La demencia mixta se refiere a una combinación de dos o más tipos de demencia, como la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular, por ejemplo. La demencia mixta es más común en personas de 75 años o más, según la Asociación de Alzheimer. La demencia mixta a menudo no se diagnostica, dependiendo de las características más prominentes de la demencia.

El tratamiento y los medicamentos dependen de la combinación de demencia y síntomas.

Enfermedades y otras condiciones asociadas con la demencia

La enfermedad de Huntington es un trastorno genético que causa daño progresivo a las células nerviosas del cerebro. Según la Clínica Mayo, la enfermedad de Huntington causa trastornos cognitivos, cognitivos y psicológicos con una variedad de síntomas que afectan el pensamiento, el razonamiento y los cambios de humor.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento. La enfermedad de Parkinson comienza gradualmente y los síntomas más comunes son temblores, rigidez y falta de movimiento.

La enfermedad de Parkinson y Huntington se caracteriza por dificultad con el movimiento y problemas con la cognición.

Según la Asociación de Alzheimer, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob ocurre cuando una copia anormal de la proteína priónica cambia de forma. Las proteínas priónicas se encuentran normalmente en el cuerpo, pero cuando se pliegan pueden volverse infecciosas e interferir con los procesos biológicos normales. La encefalopatía espongiforme transmisible se asocia con un defecto en la síntesis de proteínas. Las EET, también conocidas como enfermedades priónicas, son una familia de enfermedades cerebrales neurodegenerativas raras y progresivas que afectan tanto a humanos como a animales.

Cuando la proteína priónica funciona mal en el cerebro, destruye las células cerebrales y la persona experimenta un deterioro mental más rápido que las personas con otros tipos de demencia. Los síntomas incluyen depresión, agitación, empeoramiento de la confusión y desorientación, y problemas con la memoria y el movimiento.

Según los Centros para el Control de Enfermedades, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es rara. Ocurre en todo el mundo a una tasa de alrededor de uno o dos casos por millón de personas por año. La enfermedad puede desarrollarse espontáneamente, puede transmitirse de los padres o, en raras ocasiones, puede transmitirse a través del contacto con una fuente externa, como la carne de res contaminada.

El síndrome de Korsakoff es un trastorno crónico de la memoria causado por el abuso del alcohol, así como por una deficiencia significativa de tiamina. Según la Asociación de Alzheimer, la deficiencia grave de tiamina puede interferir con las sustancias químicas del cerebro que ayudan a procesar la memoria. Se cree que el síndrome de Korsakoff es menos común que la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, pero los científicos también han notado que el diagnóstico puede no ser diagnosticado.

Según la Clínica Mayo, las lesiones repetitivas en la cabeza pueden causar síntomas de demencia, según la parte del cerebro afectada. Los síntomas pueden ocurrir años después de la infección inicial.

A veces, la lesión cerebral traumática o la lesión cerebral repetitiva pueden causar síntomas de demencia.

En algunos casos de atrofia cortical posterior, aparecen placas y ovillos en el área del cerebro afectada, como se ve en la enfermedad de Alzheimer. En otros pacientes, los cambios cerebrales se asemejan a la demencia con cuerpos de Lewy o la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Según la Asociación de Alzheimer, la información sobre la atrofia cortical posterior es limitada y los investigadores están trabajando para establecer definiciones estándar y criterios de diagnóstico.

La hidrocefalia de presión normal es un trastorno cerebral que ocurre cuando se acumula un exceso de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos del cerebro. Cuando los ventrículos se agrandan debido al exceso de líquido cefalorraquídeo, el tejido cerebral puede dañarse y bloquearse, causando dificultad para caminar, pensar, etc. Síntomas de hidrocefalia de presión normal, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

¿Cómo se diagnostica la demencia?

Su médico considerará varios factores para determinar un diagnóstico de demencia.

Los médicos deben considerar varios factores y resultados de las pruebas antes de diagnosticar la demencia, según Stanford Healthcare. Una autopsia después de la muerte permite un mayor estudio del cerebro y puede proporcionar información útil para los familiares vivos que puedan estar preocupados por las causas genéticas.

El médico le preguntará al paciente sobre las condiciones médicas actuales, los eventos de la vida y los síntomas, como problemas de conducta o de memoria. Se les puede pedir a los pacientes que traigan una lista de sus medicamentos para que el médico pueda verificar si tienen efectos secundarios o si se prescribe más o menos medicamento al paciente.

El médico hará una mini verificación del estado mental. El MMSE es una serie de preguntas que pueden ayudar a evaluar la inteligencia. Las preguntas pueden incluir preguntar por el día de la semana y el año actual, repetir una serie de palabras, dibujar la esfera de un reloj o contar hacia atrás usando diferentes patrones. La mejor puntuación MMSE es 30, 20 a 24 indica demencia leve, 13 a 20 indica demencia moderada y menos de 12 indica demencia grave.

Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a diagnosticar la demencia.

Además de un examen físico, su médico ordenará pruebas de laboratorio para comprender mejor la posible afección. El trabajo de laboratorio puede incluir pruebas de rutina que busquen una tiroides poco activa o deficiencias vitamínicas. El médico también puede realizar pruebas como un hemograma completo, una prueba química, una prueba de glucosa, una prueba de toxicología y una punción lumbar. Los médicos también pueden medir la actividad eléctrica del cerebro mediante un electroencefalograma o electroencefalograma.

La neuroimagen puede ayudar a los médicos a comprender la causa de los síntomas de un paciente. Estas exploraciones pueden detectar tumores cerebrales, buscar signos de accidente cerebrovascular y más. La neuroimagen incluye imágenes por resonancia magnética, tomografía computarizada, tomografía por emisión de positrones, fMRI y SPECT.

La información en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende constituir un consejo médico o médico. Siempre consulte a su médico u otro proveedor de atención médica calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre su condición médica o sus objetivos médicos.

Tinggalkan Balasan

Alamat email Anda tidak akan dipublikasikan.

Close